sábado, 27 de mayo de 2017

¿Por qué? (Yazmina. Grupo B)


Todos dicen que estoy enfermo, que necesito ayuda, pero yo no pienso así. Me siento bien, no necesito esto… No quiero que me encierren como la otra vez; debo ser libre. ¿Por qué no me creen?

No lo entienden. Soy diferente, soy especial, distinto al resto. Mi destino está escrito, lo sé. Vine para hacer cosas grandes. Todos me juzgan cuando digo que debo salvar el mundo y eso me llena de rabia y tristeza, pues no hallo consuelo. Estoy solo, al igual que lo estuvieron otros como yo.

Menos mal que te tengo. Cada día me recuerdas cuál es mi verdadero deber; para lo que fui creado. Cuando digo que me guías nadie me cree, pero yo sí, porque eres mi ángel de la guarda: me acompañas, me consuelas y me indicas el camino, eres parte de mí.

–Cariño, debes ir con el enfermero –me dice entre lágrimas.

–No –grito.

No pienso repetir lo de la otra vez, no quiero negar quién soy. Mi destino es mi sufrir y ese me hace sentirme vivo. Estoy enamorado de mi dolor. Por eso debo ser fuerte, pero qué difícil es cuando los demás no dejan de decirte que es lo correcto. Cuando no creen en ti, ni en tu misión. Ellos no se dan cuenta para lo que realmente viniste a este mundo.

Mi madre humana me mira llorando. Su pena me mata, y no quiero verla sufrir, no puedo permitirlo. No quiero ir y que ocurra lo de la otra vez, pero presenciar su llanto me destroza y bloquea, provocando que dos enfermeros me arrastren hacia ese abismo que conozco.

Usando su fuerza me consiguen recluir en una cama, atándome sin poder moverme. Soy un prisionero nuevamente. Nadie quiere oírme a pesar de que intento contarles quién soy. Veo que tengo una oportunidad con uno de los enfermeros. Me mira con atención e intento razonar con él, pero mi dicha se acaba cuando el otro le dice esas palabras que repiten de mí: «está loco, se cree con poderes o algo así».

“Loco”, otra vez esa palabra que me taladra y rompe el corazón. Soy un incomprendido, un paria, un desolado… Nadie me entiende ni me escucha. Estoy empezando a sentir la soledad del héroe mientras mi auténtico yo se desquebraja.

El pánico se apodera de mí. Aún recuerdo lo de la otra vez. Me hicieron creer que la voz no era real, y al final tuve que mentirles a todos y hacerles creer lo que ellos querían escuchar. No obstante, sé quién es esa voz: mi familia extraterrestre. Ellos me dejaron aquí para salvar a los humanos.

No pertenezco a este mundo, es evidente. ¿Acaso no se dan cuenta de que puedo salvarlos a todos? Me siento triste, con ganas de llorar. Para todos soy un despojo humano.

Las sombras, de un pasado muy reciente en aquel sanatorio, me van cubriendo. Las veo cómo quieren apoderarse de mí. Son las huellas de mis enemigos que quieren anularme. Van caminando por las paredes, acercándose a mi cama. Me revuelvo pero no consigo liberarme. Entonces, ellas poco a poco me sumergen en la desilusión, hasta que resurge la voz de mi familia alienígena.

Me revuelvo e intento zafarme de mis ataduras; no consigo que mis poderes se manifiesten para ayudarme. En vista de que no consigo liberarme, grito, pero lo único que logro es que los dos enfermeros huyan de mí. 

–¡Socorro! ¡Ayuda!

 Allí estoy, solo, en una habitación, sin nada; estéril, sin vida ni emoción, donde lo único que encuentro en mi soledad, una soledad que me acompaña hasta que llega un médico que acaba con todo.

Un pinchazo y las sombras se hacen conmigo. No puedo moverme, soy un cuerpo inerte sumergido en un mundo vacio y frío. Ahora no soy yo, ni nadie, un simple despojo de lo que fui. Lo único que me queda es suplicarle a la voz que me ayude, sin embargo, él tampoco esta. Me siento solo en aquella habitación, bañándome entre clandestinidad de la oscuridad. A pesar de eso, distingo voces: mi madre y un hombre.

–Le he puesto un relajante muscular muy fuerte. De todas maneras, empezaremos a tratarlo con litio desde que tengamos los resultados de las pruebas. ¿Sabe si ha estado en contacto con cómics o algo de superhéroes esta vez?

–No creo –Oigo su llanto–. Cada vez que pienso que pudo morir al intentar saltar desde el edificio…

–Esto no es culpa suya. Su hijo tiene un Trastorno Bipolar agravado con esquizofrenia. Pensábamos que lo tenía controlado, pero esta recaída no es nada buena.

–Ayúdele, doctor.

Quiero gritar, pero no puedo, mi cuerpo no me responde. No quiero estar aquí. Nadie me quiere ayudar, y me siento triste. No me queda nada, todos me han abandonado. Mi cuerpo está indiferente, pero mi mente sigue viva, aunque sin la voz. Ahora estoy solo en una cama a la espera del litio para morir en vida.

Mi pasado me está abrazando nuevamente, asfixiando cualquier rastro de mí. Ojalá hubiera escapado, pero mi madre… Su dolor me trastorna. No puedo… La oigo lejos pero la siento cerca. Creo poder abrigar una lágrima suya en mi rostros, además de un tierno beso, que sabe a soledad y me hace tiritar de frio.

–Cariño, perdóname, yo te quiero, pero… –Noto que se rompe su voz.

No puedo soportarlo. No quiero su lástima, ni su perdón. Me lo advirtió mi verdadera familia: los sentimientos humanos te harán débil. Así fue, por eso estoy preso.

***

–Hola, cariño –Una extraña mujer se acerca a mí

–¿Quién eres? ¿Quién soy? –Sin saber el motivo, ella rompe a llorar.

–Perdóname, mi amor, pero no puedo perderte. Te quiero tanto que necesito tenerte conmigo. Necesito luchar por ti, ya que tú no eres consciente de la realidad.

–No sé quién eres –me asusta al intentar tocarme. Me aparto y la miro sin saber qué quiere.

–No te alejes de mí, soy mamá.

–No –La aparto. Tengo miedo.

Veo algo y me quedó observándolo detenidamente. Parece mi mano. La muevo y gira. Sonrió ante mi descubrimiento, no sabía que podía hacer eso. Sigo prestando atención y veo cómo la luz pasa a través de ella.

–Cariño, estoy aquí

–Está muy sedado –La chica de las pastillas se acerca y yo la abrazo. Sé quién es ella–. No debe tenérselo en cuenta.

–No, espere –suplica–, no se lo lleve aún. Raúl, hijo, escúchame, por favor. Soy mamá. Mira, esta carta me la escribiste antes de caer enfermo –Se limpia las lágrimas con la manga de su rebeca–. «Mamá, ayúdame, creo que me estoy volviéndome loco… No lo sé. Escucho una voz que me dice que soy de otro planeta. Eso no es cierto, ¿ verdad? Noto que me fallan las fuerzas y a veces no sé quien soy en realidad. Debes hacer todo lo posible para que no haga nada raro ni haga daño a alguna persona. ¡Por favor, perdóname y si es necesario déjame ir!»

No sé lo que dice, ¿quién es? Tengo miedo.

Me abrazo a la enfermera, y cuando llego a mi cuarto me siento mejor. Ahora estoy más tranquilo. Al estar solo, saco de debajo del colchón un cuaderno, y ahí escribo siempre lo mismo.

“Soy del planeta Zolta, no soy humano. Mi misión es salvar a la humanidad. Nadie debe saberlo”.

15 comentarios:

  1. Hola. Que estremecedor relato. Tener a un familiar perdido por ese mundo debe de ser muy dura. La madre lo está pasando bastante mal. A veces me pregunta que pasará en la mente de estas personas. Me encantado el relato. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Estuve indagando sobre este tema quise q fuera lo más real posible

      Eliminar
  2. Muy duro y genial trabajo de documentación... te mete por completo en los mundos de los personajes. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  3. Me ha parecido muy interesante y profundo, desgarrador también. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  4. Has conseguido enganchar y eso es muy importante. Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me digas eso q me pongo roja jajajaja 😄

      Eliminar
  5. Muy bueno, Yazmina. Muy real, te lo digo con certeza, aunque te diré que el litio es lo que menos afecta. Este cambio de registro me ha gustado mucho. Te has crecido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo.. q ilusión me hacen tus palabras. La verdad es q el taller me está viniendo de maravilla pa ponerme a prueba y explorar otras posibilidades 😅

      Eliminar
  6. Enhorabuena, Yazmina. Me ha parecido un relato muy emotivo y original. Gracias.

    ResponderEliminar